¿Cómo surgió la idea de tu proyecto?
Surgió de irme a vivir a otro país y querer arrancar mi propio negocio con algo que sé hacer y me encanta, el taco.

¿Cuál fue tu primer acercamiento a la comida y que es lo que te impulsa?
El negocio de mi familia es vender vísceras de res para taqueros, crecí alrededor del taco y me interesa experimentar con todo eso que vi, olí o en algún momento probé.

¿Por qué vale la pena probar tus platillos?
En esta ocasión serviré vísceras, las del negocio familiar, que muchas veces se les tiene miedo a probar sólo por saber qué órgano de la res, pero preparándolas con paciencia se logran sabores muy distintos en la carne y que a mi punto de vista son deliciosos.  

¿En qué situación disfrutas cocinar y que platillo?
Disfruto cocinar siempre que tengo el tiempo para hacerlo. Ahora que migré a Argentina, prepararme comida mexicana para no sufrir del mal del jamaicón se ha vuelto una larga labor y he entendido más de los procesos: desde nixtamalizar el maíz para que las tortillas tengan el sabor que busco, conseguir todos los productos necesarios (muchos se encuentran solo en temporada, no como México que siempre tenemos, o de plano no hay) y al final probarlo. Sé que salió bien cuando me sabe a México.   

¿Qué podemos esperar de tu proyecto en un futuro?
Próximamente abriré la Taquería Díaz en Buenos Aires, y más adelante espero abrir también en México.

 ¿Qué platillos prepararías en una ocasión especial?
Lengua al horno, es el platillo que se sirvió en la boda de mi madre y padre.

¿Cuáles son tus 5 esenciales en la cocina?
La salsas

El maíz

Especias y hierbas

Paciencia y amor

Vegetales

¿Qué canción describe tu platillo principal?
Cómo te extraño, la versión de Café Tacvba.