Por: Staff Comilona

COMILONA: ¿Cómo ha sido el cambio de operar solo un Food truck a tener ahora un restaurante?

Oscar Cardoso: Ha cambiado mucho en términos de carga de trabajo, porque a un evento ya sabes a lo que vas. Llevas una cantidad de productos determinado el cual a veces es pagado y nada más lo sirves. El restaurante es un misterio porque hay días que son buenos y otros que no tanto. Es impredecible y tienes que estar al tanto.

Con el Food Truck puedes ir a un par de eventos al mes y estar tranquilo, porque no pagas renta. En cambio aquí tienes que sacar los gastos todo el tiempo y esto ha intensificado mucho la carga de trabajo. Obviamente una de las cosas buenas de tener un lugar fijo es que todo el tiempo tienes visibilidad.

 

Agua fresca de toronja con pimienta rosa.


C: ¿El menú ha cambiado?
OC: El menú se amplió. En el truck tenemos el 20% del menú que tenemos aquí, hay cosas que van cambiando y otras que se mantienen.

Tener el Food Truck durante tres años nos dio la oportunidad a través de prueba y error, de conocer qué le gustaba a la gente y eso fue lo que metimos aquí.


C: ¿Le recomendarías a la gente que va a abrir un restaurante que empiece con un Food Truck?

OC: El Food Truck es super difícil, te curte. Como no hay permisos estás expuesto a muchas cosas en la calle, no se si sea la mejor manera pero es muy aguerrida. Te enseña a trabajar, a aguantar vara y a probar tus productos.

Oscar Cardoso, Chef y dueño.


C: ¿Desde que iniciaste hasta ahora que ya estás establecido, cuáles son los retos más grandes a los que te has enfrentado?

OC: Mi primer Corona Capital no sabíamos qué iba a pasar y fuimos con 1000 tortas de chilaquiles, las cuales se acabaron el primer día. La situación es que solo te dan una hora para re surtir y es de 4am a 5am. Fue el Corona en el que llovió muchísimo y había lodo por todas partes.

Yo me quedé en el camión y mandé a la gente a dormir. Me acosté en el piso del truck pensando en qué estaba haciendo con mi vida, hasta que tuve que ponerme de pie a las 5am para salir a re abastecer. Tuve que hacerlo solo porque no dejaban entrar a los proveedores, entonces me encontré caminando entre el lodo cargando las bolsas y dando mil vueltas de ida y de regreso. Creo que recorrí como 4km en total.

En la calle también ha sido super difícil, nos han amenazado y vandalizado el truck. Los cuidadores de coches detestan que les quites su espacio y el camión ocupa muchos lugares. Esa vez me graffitearon, rompieron el toldo con un cuchillo y nos poncharon todas las llantas.


C: ¿Por qué chilaquiles?

OC: Todo fue circunstancial, trabajé en una agencia de publicidad 7 años y estaba harto de la vida de oficina. En la agencia y en todas las que estaban por ahí, el jueves nos daban cerveza y de ahí todo mundo se iba de fiesta, por lo que todos los viernes estábamos crudos y terminábamos comíamos malos chilaquiles. Probé varios, solo los de frutos prohibidos estaban buenos, pero no picaban. Justo una amigo tenía dos camiones que estaba vendiendo porque su papá estaba muy enfermo y fue ahí que llegó a mi la idea de poner un truck de chilaquiles.

No tenía idea de por dónde iba a empezar, pero bueno así fue como inició el “Se buscan crudos”.


C: ¿Pediste ayuda para iniciar esto o lo armaste tú solo?

OC: Siempre he estado solo, he tenido dos intentos de trabajar con socios, pero justamente dejé de trabajar en una oficina porque no me gusta obedecer órdenes y me sentía un poco en la misma posición. Por eso decidí hacerlo solo, obviamente apoyándome de la gente con la que trabajo.

Pero pues hago de todo, barro, limpio, me meto a la cocina, administro, etc.,

C: ¿Quién crea las recetas?

OC: Yo.


C: ¿Qué es lo que tiene que probar la gente cuando viene aquí?

OC:Creemos que los chilaquiles se pueden comer a cualquier hora, por eso tenemos diferentes salsas con picores diferentes. Sin embargo ahora que estamos aquí, tuvimos que reaccionar a un público diferente que son los oficinistas de la zona entonces tenemos menús diarios no caros, bajo una misma línea. Una base mexicana basada en productos locales y con toques de la abuela. Yo cocino porque mi abuela me enseñó y todo aquí es recomendable.