De chiquita tuve 3 patos a los cuales quise con todo mi corazón, por esta razón siempre fue difícil para mi poder comer pato. El primer bocado hace que recuerde cuando a Daisy le intentaba poner ropa de Barbie y lo tierna que se veía en ella. Obviamente ese primer bocado se confunde con un nudo en la garganta.

Sin embargo, la semana pasada fui por primera vez a un restaurante muy pequeño y de muy buen gusto en la Condesa, llamado El Auténtico Pato Manila. El menú no es nada pretencioso, normalmente siempre que hay pato en el menú suele ser en platillos más sofisticados. Sin embargo aquí el menú se reduce a 4 cosas y todas con pato. Muchos ya me habían contado de lo rico que era este lugar y decidí arriesgarme y volver a hacer un intento por comerlo.

Llegué y me senté en la barra, lo cual te permite estar en primera fila para ver la preparación de los platillos.

Los socios Adriana Segura y Edgardo Ganado Kim se fueron de viaje a China y ahí se enamoraron del pato al estilo pekinés, a su regreso decidieron abrir este lugar e inventaron una forma de poder integrar el estilo oriental, pero mexicanizado.

Los cuatro platillos que puedes encontrar son: Los Tacos Kim compuestos de salsa dulce, pepino, cebollín y un pato doradito, muy jugoso sobre una exquisita tortilla de harina. Los tacos Manila que se componen de carnitas de pato, epazote y frijoles negros sobre tortilla de maíz. Estos son ricos, pero nada como los primeros. Después puedes pedir Wonton de pato o rollos primavera de pato. Todas las salsas son muy ricas y van bien con cualquier platillo.

Así fue como puede superar el miedo a comer pato y doy gracias que existen lugares como este que hicieron que la imagen de mis tiernas mascotas desapareciera cuando como.