Por Daniela Casas Hernández.

Jimena Merino y Daniela Villarreal son las dueñas de “Fonda Macha”. Ellas trabajan todos los días en su restaurantito localizado dentro de Casa Quimera, hacen comida mexicana vegana y están convencidas de que las redes de trabajo entre mujeres son esenciales dentro de la economía de barrio.

Y es que Fonda Macha es una apología al trabajo de las mujeres. Jimena cocina las recetas que su abuela, o que las abuelas de sus amigas, le confían. Daniela busca proveedoras y productoras para comprarles sus insumos y ambas cuentan que ese siempre fue el trabajo que habían querido tener.

 

 

“Nos agarró el temblor justo en semana del primer catering” dice Jimena mientras se ríe incrédula y voltea a ver a Dany quien cuenta que ella estaba en la estética arreglándose para el evento que tendrían el 21 de septiembre. A pesar de que sus planes cambiaron drásticamente sabían que tenían que ayudar como fuera.

Entiendo este sentimiento porque fue el mismo que embargó a la Ciudad por unos días, sobretodo porque a través de este hemos visto a nuestros vecinos como amigos. Por fin vamos aprendiendo a reforzar nuestras comunidades.

 

 

Al cocinar para gente que ves todos los días, a quienes cuidas y con quienes intercambias sonrisas te vas comprometiendo con el bienestar de su entorno.

Cocinar sí te permite crear lazos fuertes y expresar tu preocupación por otros por eso las recetas con las que trabajan en Fonda Macha son tan importantes. Jimena cocina con salsa verde porque así lo hacia su abuela además dice que es una ñoña de la comida porque le gusta leer libros y revistas para investigar de cocina mexicana. Cuando tuvo chance de trabajar en Italia se dio cuenta de que aún hay prácticas que exotizan y mal comunican el bagaje cultural dentro de lo alimentario en México. Y también por eso decidió cambiar la conversación creando un restaurante que le permitiera romper el paradigma de que lo mexicano a fuerzas se come con carne.

Por otro lado Daniela, al ser del norte, ubicaba sólo la idea de la culinaria Tex-Mex y tuvo que enfrentarse a las maneras de comer de la Ciudad de México. Al conocerse poco a poco se dieron cuenta de que su alimentación, y la de sus entornos, debían ser más saludables entonces optaron por llevar una dieta vegetariana. Entre las dos juntaron los ahorros y comenzaron a crear una plataforma que les permitiera comunicarse con su comunidad por medio de la comida.

 

 

Creo que es interesante saber también que desde el día del temblor en Oaxaca aprovecharon esta plataforma para ayudar con manos y canalizar recursos. Como ya tenían ahí listo algo de acopio solicitaron manos para cargar palas y medicinas a las zonas de derrumbe en la Roma. Al otro día empezaron a armar comidas y a repartir lo que otros locales también donaron. Con sus redes sociales tuvieron chance de organizarse con amigas y amigos para llevar cosas a los acopios y hasta se fueron a retirar escombro:

“Uno de los días que nos fuimos a brigadas hicimos dos turnos porque necesitaban mucha gente por las noches. Estábamos muy cansadas pero nos dimos cuenta hasta que salimos y nos dieron algo de comida; al sentarnos ahí y quitarnos el equipo que nos habían prestado entendimos que las cosas iban a cambiar para toda la colonia pero que Fonda Macha tenía que seguir a pesar de todo.”

Ellas reabrieron una semana después del 19 de septiembre y han ido retomando la rutina junto con sus vecinos de Casas Quimera. El día que las vi, por ejemplo, su menú del día ofrecía nopales navegantes en salsa de pasilla; se nota que no han quitado el dedo del renglón y me dicen que tienen muchos retos por delante como lo del catering vegano. Ambas expresan su reconocimiento y amor a quienes se pusieron en contacto para ayudar aquellos días de crisis y les gusta mantenerse positivas ante lo que venga.

 

 

Su carta es variada y cumplidora, trabajan desde sopas hasta moles veganos. Hacen una gordita de chicharrón vegano imperdible y trabajan con tortillas de colores de Maizajo. Además como abren de miércoles a lunes de 12 del día a 10 de la noche, no hay pretexto para no ir a comer rico, sano y mexicano como ellas dicen, es más, los sábados empiezan a las 10 am para hacer desayunos.

Encuéntralas en Orizaba #131, en el pasillo vegetariano de Casa Quimera y ponte en contacto con ellas a través de sus redes

@FondaMacha en FB/ TW / IG