Cicatriz Café, un lugar punk para gente que se deja consentir
por: Staff Comilona
fotografía: Debora Fosas

“Por qué hacer menús extensos, de por sí es bastante difícil hacer un buen platillo. Nuestro menú es sencillo y todos los platillos están perfectamente bien hechos” menciona Scarlett Lindeman, socia y chef de Cicatriz Café.

 

Ubicado en la Colonia Juárez, este lugar sin duda dejará una marca en ti. Desde que entras al lugar es como recibir un abrazo apretado, de esos que te dejan con el cuerpo flojo y el corazón contento.

 

Fueron dos ingredientes los que se mezclaron para darle vida a este restaurante. El amor de Scarlett por la Ciudad de México y haberse encontrado con grandes amigos que ahora son sus socios. Todos con la misma visión querían ofrecer buen café, buenos cócteles y por supuesto comida deliciosa para aportar algo diferente y con mucho amor a la colonia.

 

Chef Scarlett Lideman y Julio Guerrero, socios del lugar.

Scarlett vivía en Nueva York y un poco cansada y con ganas de un cambio, vino a vivir a la Ciudad de México por una temporada. Trabajaba en periodismo y escribía de comida mexicana. Cuando su hermano vino a visitarla también se enamoró y fue así que decidieron crear algo aquí.

El proceso de planeación duró dos años, hasta que descifraron qué era lo que querían hacer y cómo tenían que hacerlo. Durante meses Julio Guerrero, socio del lugar caminaba diario por las diferentes colonias en las cuales querían poner el restaurante. Cuando encontraron este espacio fue perfecto porque se acoplaba a sus necesidades y sobretodo era como Scarlett lo había imaginado.

Un lugar sencillo con pocas mesas y dos niveles se convirtieron así en el espacio perfecto para consentir a los comensales. Todo absolutamente todo es delicioso y sorprende. En cada bocado encuentras sabores diferentes porque las combinaciones de los ingredientes son realmente  increíbles.

Big Salad.

Existe un menú base que se mantiene, pero todas las semanas tienen un platillo especial. Esto cambia de acuerdo a la cosecha que les llega gracias a sus productores locales. Trabajan con Yolcán de las chinampas de Xochimiclo y con Mesa Robles del Estado de México. Todos los productos son orgánicos, aunque no se consideran como tal, ya que muchos de estos productores no tienen la certificación.

Albóndigas.

Esto sin duda para Scarlette es una maravilla, tener tantos productos e ingredientes disponibles es un sueño hecho realidad. “En Nueva York las estaciones son tan marcadas que en invierno solo puedes encontrar calabazas y manzanas” menciona Scarlett.

Zanahorias rostizadas.

Esta sensación de tener acceso a cualquier antojo se derrama por todo el lugar y se convierte en el concepto del restaurante. Los desayunos terminan a las 5pm y puedes pedir cócteles a las 11:00 am si quieres. Así que si un día te despiertas crudo a las 2pm ya sabes que puedes ir a este lugar y pedir desde un plato de avena o un delicioso sándwich de huevo.

Bar Cicatriz Café.

La carta de cócteles es maravillosa y lo mejor de todo es que puedes ir a cualquier hora y tomar algo delicioso, cortesía de la curaduría de Jake Lindeman.