Fotografía: Ana Hop
Texto: Monse Castera

Blair Richardson es diseñadora gráfica, sin embargo basta una visita a su casa para entender sus muchas otras pasiones, mismas que investiga y realiza a profundidad. Es por esto que se compró una máquina de letter press antigua, donde ha hecho desde las invitaciones para su boda, hasta posters en colaboración con artistas. Otra de sus grandes pasiones es la cocina, por eso tiene una colección de especias y sales de todo el mundo, una máquina para hacer yogurt y frutas y verduras de los mejores distribuidores de la ciudad. La mejor unión entre su trabajo, el diseño y su pasión, la cocina, la ha encontrado en elaborar libros de cocina, así como la imagen de varios restaurantes. Visitamos a Blair, donde nos platicó más sobre uno de sus mayores gustos, la comida.

 

¿Dónde compras todos los productos que comes?

Llega cada martes a las 9am la canasta de Xochimilco, de ahí saco la mayoría de las verduras para la semana. También cada martes voy al tianguis de la condesa donde compro frutas. Ahí tengo un proveedor de nopales que también tiene gallinas y le compro una docena de huevos de campo.

 

¿Tu eliges lo que trae la canasta de Xochimilco?

No, la canasta incluye las verduras de la temporada. De cierta forma, yo soy el punto de distribución para la Roma, aquí llegan varias canastas. Estas verduras se siembran de la manera original en la que se solía sembrar en Xochimilco.

Me gusta que las verduras vengan al azar, de esa forma me veo forzada a aprender a cocinar cosas que antes no hacía, como el nabo, los rábanos, etc. Tengo que buscar y descubrir recetas.

 

Sé que tienes especias de todo el mundo. ¿Sueles comprar condimentos en todos los países a los que viajas?

Exactamente. Tengo curry y sales de la India, paprika ahumada que compro en San Francisco, muchas especias de Austin, etc. Sé que en los mercados de México muchas veces se mezclan las especias con otros polvos y productos para aumentar su volumen, entonces normalmente las compro en otros lugares o con proveedores conocidos.

Tengo también muchas sales. Tengo sales ahumadas, o algunas hechas por amigos, como esta que se hizo en Virginia. Tengo pimienta de China y de Japón, pimienta rosa del árbol de la Galería Labor, etc.

 

¿Siempre has cocinado?

No siempre. Aprendí a cocinar en la universidad, ya que vivía con 3 chicas (altas y atléticas) que cocinaban muy bien, cosas sencillas y saludables. Me cansé de la comida rápida del campus y tuve que aprender. Desde chica comí saludable, ya que mi mamá cocinaba mucho, así que quise continuar con esto.

Este fin de semana vino un amigo de Austin que es chef, cocinó y fuimos a muchos restaurantes, por lo tanto, ahorita me urge comer en casa, platillos como ensaladas.

 

¿Cómo es la comida en Austin?

Es increíble, totalmente fuera de control. Creo que esto se debe a que se especializan, por ejemplo, tengo un amigo que abrió un restaurante específicamente de ramen. Lo que sí es un hecho, es que la comida en Austin es comfort food, tiene mucho tocino, puerco, queso y elementos de ese estilo, yo creo que esto se debe al Tex Mex.

 

¿Y en Austin la tradición culinaria siempre ha sido así de buena, o se ha dado en los últimos años?

Es algo que se ha desarrollado en los últimos 10 años, generalmente en todo Estados Unidos. Por ejemplo, conozco a alguien que no ha ido a Estados Unidos desde que ganó las elecciones el presidente Bush y siempre ha odiado la comida estadounidense. Esta persona no tiene idea de como es ahora, ya que ha cambiado mucho. La comida allá significa cultura. No tienes que saber de ballet u ópera para ser culto, sino saber diferenciar entre un tipo de jitomate y otro. Me fascina que la comida sea cultura, pero por otro lado puede llegar a ser triste, ya que estamos perdiendo el interés por muchas otras cosas.

 

¿Cómo haces la granola?

Uso la receta de una amiga. Lleva avena, coco rallado, miel, piloncillo, mantequilla, pepitas, girasol, amaranto, etc.

¿Cuál es tu acercamiento a la ciudad de Oaxaca?

Me encanta. Siempre voy de compras, regreso con chapulines, hoja de aguacate, y muchas cosas más. En el último viaje que hice regresé con 8lt. de mezcal. Tuve que comprar una maleta sólo para traer el mezcal.

Cuando fuimos a Guadalajara, hace dos semanas regresé con miel y yogurt. Hay un yogurt que hace un gringo en Chapala, que está delicioso. Lo contacté para ver si tiene distribución en la Ciudad de México, pero al no tener transporte refrigerado, le es imposible. Me traje únicamente un frasquito y usando su producto como base, reproduzco yo más yogurt. Tengo una máquina para hacerlo, aunque sale un poco aguado.

 

¿Cuánto tiempo al día le dedicas a la cocina?

Diario hago cosas, por lo menos una hora al día. La próxima cosa que quiero aprender a hacer es vinagre de manzana. Tarda como 3 meses en hacerse.

 

¿Qué es lo más difícil que has hecho para tus cenas?

Cuando cociné Thanksgiving para 24 personas. Compramos un pavo de 18kg. en el Mercado de San Juan, que iba con una mantequilla de zetas y porcini.

 

¿Cómo es que empezaste a diseñar libros de cocina?

Cuando estaba trabajando en Pentagram hicimos varios restaurantes en intercambio. Así que siempre comíamos gratis en estos restaurantes mientras duraba la obra. Un día, en un restaurante por el que siempre caminaba, me pidieron ayuda con las etiquetas, después con el logotipo, etc. Luego, ellos mismos abrieron un restaurante mexicano para el que hice toda la imagen, así que de cierta forma era algo que tenía que pasar. Me llevo muy bien con los chefs porque conozco mucho sobre comida, así que quería trabajar en esto.

 

¿Todos los restaurantes para los que has trabajado están en EUA?

No todos, aquí en México hice la imagen de DUO.

Sé que uno de los libros que diseñaste ganó un premio. ¿Cuál es?

Smoke: New Firewood Cooking
Tim Byres
(Rizzoli New York)

Este libro ganó el 5 de mayo un James Beard Award, en la categoría de general cooking. James Beard era el personaje más importante de la cultura de la comida en Estados Unidos.