Marina y Ariel, o como ellos se dicen “Los Mariels”, son pareja y viven en un hermoso departamento en la colonia Roma. También son diseñadores industriales y aunque cada uno tiene un carrera independiente, ambos son de los principales fundadores del Abierto Mexicano de Diseño.

Marina Peniche trabaja en el programa de PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) en la CONANP (Comisión Nacional de Áreas Protegidas Naturales), específicamente en la sección de negocios sociales sustentables.

Ariel Rojo es uno de los principales representantes del diseño industrial mexicano, con 25 años de experiencia en el rubro.

“Somos unos apasionados y gozadores de la vida, en el trabajo y todo lo que hacemos”… y de esa forma es que tienen su hogar, con una cocina amplia que invita a sentarse horas a platicar, a lado de una patio con una parrilla, en donde ya es tradición que todos sus amigos vayan a echar carne los sábados. Es por esto que decidimos platicar con ellos sobre los objetos que tienen en su cocina, mismos que reflejan la íntima relación entre el diseño y el buen comer.

AR: Este frutero es de Diego San Vicente, nos encanta porque la forma está pensada en la deformación de la cerámica en el horno. Se vacía la cerámica en plano, con los ángulos de salida tal cual (los hoyos), después se corta y se deforma solo y ya después se hornea. Pocos ubican a Diego San Vicente como diseñador y es una persona que si hubiera puesto su despacho de diseño, sería de los más grandes de México. En la actualidad Diego trabaja en la galería kurimanzutto.

MP: Esta mesa y las lámparas son de peltre y son diseño de Ariel. El peltre es acero porcelanizado, se dice popularmente peltre a un acero porcelanizado de menor calidad. Estos objetos son acero porcelanizado de una alta calidad, pero con las motitas del peltre.

¿Estas motitas salen solas?

AR: Al peltre originalmente le ponen el esmalte y luego granitos de color blanco, que revientan como palomitas en el horno, porque se meten a 800 grados y se vuelve a fundir. Generalmente los posillos de peltre son de una calidad media o baja, entonces tienen muchos defectos que se llaman pinholes. Los puntitos permiten simular estos hoyitos.

AR: Una vez fui a Chile a dar un taller, me invitaron los de GT2P, un despacho chileno, su trabajo está basado casi todo en ejercicios de diseño paramétrico. Ellos diseñaron este objeto que es como un camino de mesa o un frutero.

Es muy padre la historia de cómo me lo traje de Chile, porque estaba crudísimo.. y pues lo tuve que cargar en el aeropuerto, junto con cajas y maletas.

MP: Esta banca es de la línea Alma de Ariel Rojo, la cual en realidad es de acero. Esta la hicimos de madera para poderla usar en el interior de la casa.

MP: Esta jarra es la que hizo Ariel a partir de la invitación de GT2P. El ejercicio se trataba de agarrar una artesanía local, escaneárla en 3D, modelarla en 3D, poligonizarla a una transición de muchos polígonos y de ahí regresarlo al artesano y que lo volviera a decorar. Hice una versión en blanco para nuestra casa.

¿Esta jarra ya está en producción?

AR: No, porque como la pieza original la hice para una galería, yo no puedo producir por mi lado más. El resultado me gustó mucho, así que sí planeo sacar unas jarras poligonizadas.

MP: El luchador y el lagarto también los diseñó Ariel y los produce Kirkland.

AR: El luchador lo hice en colaboración con Andrés Lima y el cocodrilo con Sarahí Delgado.

MP: Esta máquina es para hacer jugos, es muy antigua y nos encanta. Esta compañía Eco tiene todos los años del mundo.

 

¿Ustedes diseñaron la cocina de su casa?

AR: El departamento era un taller de fibra de vidrio, así que sus condiciones no eran las mejores. Nos lo consiguió nuestro amigo Lorenzo Álvarez y logramos llegar a un acuerdo para poder hacerle los arreglos necesarios. La cocina no estaba aquí y faltaban muchas cosas. Los terminados son de materiales de bajo costo, como cemento colado y acero.

 

¿Cómo usan su cocina?

MP: Es raro, porque en nuestra otra casa casi no cocinábamos. En esta nueva casa no queremos salir y la cocina es donde estamos todo el tiempo.

AR: Yo vengo mínimo una vez a la semana con los de la oficina y nos hacemos de comer aquí. Usamos mucho más la cocina que la sala.

AR: Esta es una cocina coreana, e la cual cocinamos las primeras dos semanas que vivimos aquí. Nos encanta, inclusive más que cocinar en la cocina. La puedes poner a la mitad de la mesa y no se tiene que conectar a nada.

Fotografía: Dylanne Lee
Entrevista: Monse Castera