Kim de Anda, la mayor experta en galletas de la ciudad, nos regala 10 consejos para mejorar nuestras galletas (cuando decidamos hacerlas).

 

1.  Usa Ingredientes de alta calidad: Este punto ni siquiera hay que explicarlo. Mejores ingredientes = mejores galletas. Tal vez sean un poco más costosos, pero el resultado final valdrá la pena. Recuerda, TODO tiene fecha de caducidad. Asegúrate de usar ingredientes frescos (en especial cuando se trata de nueces y especias) y lo más naturales posibles. Así que nada de “saborizante a vainilla”, gástale esos pesitos de más y compra el extracto natural, hará toda la diferencia.

 

2. Siempre usa huevos grandes: En la vida como en las galletas, las recetas normalmente se miden sobre huevos AA o grandes. Lo mejor es encontrar una receta que a parte de indicar la cantidad de huevos que necesita, aclare su peso en gramos. Es decir, que no solo diga “1 huevo”, sino tal vez, “40 gramos de huevo”. ¿Por qué? Muy sencillo, usar un huevo pequeño versus un huevo grande cambiará notablemente la consistencia de tu masa. Como dije al inicio, las recetas normalmente se basan en huevos grandes por lo que si no especifica el gramaje, será tu mejor opción.

 

3. Usa medidas exactas: ¿Te acuerdas que te dije que hornear es un proceso químico? Bueno, esta es parte fundamental de ese proceso. Un tercio de taza no es igual a “bueno, uso la medida de media taza y le quito un poquito”, y un cuarto de cucharadita no es “ahí lo que le quede a la cucharadita si la sacudo un poco”. Cuando vayas a hornear busca un buen juego de tazas y cucharas medidoras y cómprate una báscula de cocina. Pesa y mide cuidadosamente los ingredientes como indica la receta (no es lo mismo una taza de harina que una taza de harina apretada…) para obtener resultados consistentes y deliciosos.

 

4. Charolas antiadherentes, papel encerado o silicón: Cuando se trata de hornear cualquiera de las opciones funciona de maravilla. En particular si se trata de galletas, no requieres de uno en particular. Lo que tengas en casa funcionará bien. Sólo asegúrate de que antes de poner la masa sobre la charola, ésta esté fría. Si la charola está caliente, empezará a cocinar tus galletas antes de que las metas al horno y esto las dorará por la parte de abajo y las dejará crudas por la parte de arriba.

 

5. Enfría tu masa antes de hornear: Este es uno de los tips que ha cambiado mi forma de preparar galletas por completo. Cuando trabajas la masa para hacer galletas la grasa de la misma tiende a irse calentando por la fricción de la batidora, la cuchara o en muchos casos tus manos. Una vez que tu masa esté lista colócala en un refractario con tapa hermética o el cual puedas cerrar con plástico adherente y métela al refrigerador por 15 o 30 minutos. Al preparar tus galletas éstas mantendrán su forma y evitarás que se “desparramen” o te queden demasiado delgadas. Puntos extras porque obtendrás galletas crujientes por fuera y suavecitas por dentro.

 

6. Deja un espacio de 4cm. entre galletas: Al hornearse la masa crecerá y si no dejas suficiente espacio tus galletas se pegarán unas a otras.

 

7. Usa un termómetro para horno: La mayoría de los hornos convencionales tienen termostatos poco exactos, por lo que la temperatura real a la que estás horneando tus galletas tal vez no sea la ideal. Compra un termómetro para horno y colócalo dentro del mismo mientras horneas. Esto te permitirá conocer la temperatura exacta de cocción.

 

8. Ajusta los tiempos de cocción a tu gusto: Hornear por menos tiempo tus galletas te dará galletas más suaves, mientras que hornearlas por un par de minutos más de lo que indica la receta te dará como resultado galletas más crujientes. Haz pruebas que te permitan conocer tu horno y ten mucho cuidado de no comer masa cruda. Sí, la masa cruda es deliciosa pero el huevo crudo puede ser nocivo para tu salud. Si eres fan de la masa cruda, pide unas de nuestras bolitas de masa, preparadas con ingredientes especiales que te darán el mismo sabor sin el dolor de panza.

 

9. No amases de más: Parece trabalenguas pero el glúten del harina de trigo forma puentes con los otros ingredientes de tu masa, si la amasas de más se crearán mayores números de puentes y estos serán más resistentes. Esto endurecerá tu masa y por consiguiente endurecerá tus galletas. Cuando agregues el harina a tu masa, mezcla ligeramente solo hasta incorporar y al amasar hazlo levemente para mantener tu masa suave.

 

10. Deja que tus galletas se enfríen por completo antes de decorar: El error más común al decorar galletas (o cualquier otra delicia horneada) es quererlo decorar antes de que esté completamente frío. Si lo haces, el material que uses para decorar se calentará y probablemente pierda su forma.

 

Ahora sí estás listo para empezar a hornear. Ahora que si quieres ahorrarte el tiempo y la complicación, puedes hacer un pedido de nuestras deliciosas galletas y dejarnos el trabajo a nosotros.

Y si prefieres que Kim haga las galletas, puedes hacer un pedido en su página.